Sírvela fresca, entre 12º-13º, nunca fría.
Agita la botella antes de descorcharla.
Escánciala, para que el golpeo sobre el cristal del vaso libere aromas.
Sírvela en cantidades pequeñas y tómatela de un trago.
Va muy bien en la cocina: pescados, mariscos, carnes o postres. ¡Atrévete!
Bizkaiko Sagardogileak